La espiritualidad además de ser parte de la identidad diferenciadora del IFF América aporta una parte fundamental en la formación, que propone:

  • Velar, por la apertura espiritual de cada joven con respeto y acogida
  • Entregar medios que le permitan hacer una relectura, una verdadera búsqueda y discernimiento de lo que es para él la fe, la trascendencia, y como eso se vincula con sus opciones de vida y su vocación hacia la sociedad como emprendedor social.
  • Despertar en el joven el gusto por descubrir el otro diferente, en lo inter-religioso, en lo ecuménico: conocer  otras prácticas o  culturas religiosas, entrar en diálogo.

Además el camino propuesto por los IFF  apunta a favorecer el crecimiento de jóvenes en tres áreas claves e inter relacionadas entre sí:

  • Personal
  • Comunitario
  • Misión o servicio/vocación
  • Con Un fundamento

La identidad de la Formación  espiritual  apunta a la emergencia de discípulos/apóstoles (servidores del mundo). Esto a través de diferentes programas formativos algunos desarrollados  con un contenido  explícito en cuanto a lo espiritual y al discipulado.

Los IFF según sus programas se enfocarán  en el anuncio o invitación a conocer y descubrirlo lo trascendental y/o espiritual, respetando la creencia de todos sus alumnos, pero con una propuesta cristiana y particular, por lo tanto la formación se articula estrechamente ligada al eje central de la identidad, espiritualidad y carisma propio de la comunidad Fondacio.

Los “IFF” comparten  una misma identidad, pedagogía y un mismo anclaje institucional, en cuanto a la espiritualidad.