El IFF posee una mirada innovadora, ofreciéndoles a sus estudiantes experiencias de aprendizaje que integran el saber, el saber hacer y el ser, desde un trabajo cognitivo, emocional y corporal, en espacios de trabajo individual y grupal.

Por esta razón el 50% del aprendizaje ocurre mientras el estudiante vive una experiencia práctica en alguna organización, que está teniendo impacto en la comunidad o sociedad, o mediante el emprendimiento de un proyecto grupal.

Es en la acción donde el joven incorpora el aprendizaje de las tres áreas temáticas y lo pone al servicio. Apoyados de acompañamiento personal, tanto en el ámbito personal de vida, como de coaching ejecutivo, para su proyección laboral y de servicio a la sociedad. Además el rol de acompañamiento colaborativo, que juegan sus pares en el programa, con quienes comparten la vida cotidiana en casas o departamentos donde habitan. Los reflejos recibidos por los alumnos en estas instancias de acompañamiento, animadas por el equipo IFF América, van ampliando sus experiencias de aprendizaje, favoreciendo la reflexión de calidad y potenciando la autenticidad de cada uno, en sus búsquedas y proyectos de vida.

Finalmente, la elaboración de un proyecto le ofrece al joven ampliar su capacidad de acción, de organización y de emprendimiento, promoviendo consolidar el proceso de formación y transformación en cada joven.

Entre los medios dispuestos para el aprendizaje cada año hay:

  1. Talleres y cursos por cada área temática
  2. Ciclos de charlas sobre los desafíos de nuestra sociedad
  3. Encuentros testimoniales con emprendedores y líderes
  4. Convivencia residencial
  5. Acompañamiento residencial para apoyar el aprendizaje de la convivencia
  6. Mentoría empresarial en desarrollo de proyectos
  7. Acompañamiento espiritua